Disfunción eréctil

Disfunción eréctil o Impotencia se define como la incapacidad mantenida en el tiempo para obtener una erección suficiente que garantice una relación sexual satisfactoria.

La incidencia de disfunción eréctil por debajo de los 40 años es en torno al 8% . Este porcentaje va aumentando con la edad, siendo en torno al 25 % a los 65.

Causas
En el mecanismo de la erección influyen una serie de factores, que al verse afectados pueden dar lugar a la enfermedad:
- vascularización adecuada, que garantice un aporte sanguíneo suficiente a los cuerpos cavernosos ( estuches que están dentro del pene y se llenan de sangre durante la erección).
- inervación peneana conservada.
- perfil hormonal conservado con una testosterona dentro de la normalidad.
- un estado psicológico normal.

Tipos

Orgánica: determinadas patologías pueden dañar la vascularización, la inervación o el equilibrio hormonal.
Diabetes
Alcoholismo crónico,
Tabaquismo
Arterioesclerosis
Enfermedades neurológicas
Hipogonadismo.
Cirugías sobre todo las empleadas para procesos oncológicos de la pelvis: tumores de próstata, vejiga y recto.
Fármacos: algunos antihipertensivos, antidepresivos, ansiolíticos, antihistamínicos, etc.

Psicógena: cuando la causa es fundamentalmente sicológica:
Depresión, ansiedad, estrés, etc.

Mixta: influyen factores de los 2 grupos.

Diagnóstico

La entrevista con el urólogo donde se analizan los antecedentes personales del paciente y el tipo de disfunción que presenta es el método fundamental para el diagnostico de esta enfermedad.
Como pruebas complementarias se pueden indicar: ecografía dopler peneana o el test de tumescencia peneana nocturna, que diferencia la disfunción eréctil psicógena de la orgánica.

Tratamiento

Orgánica: tratando en primer lugar sus posibles factores desencadenantes, siendo a veces necesario prescribir fármacos vasodilatadores selectivos de la pelvis que provocan un aporte extra de vascularización al pene. Estos fármacos se pueden administrar por vía oral o directamente mediante inyección intracavernosa.

Sicógena: sicoterapia.

En casos seleccionados se puede indicar la colocación de un implante peneano o prótesis de pene con resultados excelentes.