Cáncer de próstata

La próstata es una órgano masculino del tamaño más o menos de una nuez, que produce el líquido seminal y se encuentra entre la vejiga y el recto. Por su localización podemos palparla al realizar un tacto rectal. Hay una parte de la uretra, que es el tubo que lleva la orina y el semen hacia el exterior, que pasa a través de la próstata.
El crecimiento prostático se debe a los andrógenos, siendo el principal la testosterona que se produce a nivel testicular, existe otra producción de andrógenos mucho menor a nivel de las glándulas suprarrenales.
En pacientes mayores la próstata sigue creciendo alrededor de la uretra dando lugar a una entidad llamada hiperplasia benigna de próstata (HBP). Esta patología no es maligna si bien a menudo puede condicionar un estrechamiento de la uretra y por tanto una disminución flujo urinario, que normalmente precisa de tratamiento médico/quirúrgico.

El cáncer de próstata es el más frecuente en el hombre después del cáncer de piel.
Aproximadamente es diagnosticado en el 18% de los hombres. Un 2.85% de la población masculina morirá por cáncer de próstata, representando el 9% de las muertes ocasionadas por cáncer.
El tipo de cáncer más frecuente a nivel prostático es el adenocarcinoma (99%) que se desarrolla a partir de las células glandulares.
Normalmente se trata de un cáncer con lenta evolución y crecimiento

Sintomatología
Al inicio de la enfermedad los síntomas no son llamativos y suele aparecer cuando la enfermedad está algo más avanzada.

Síntomas que pueden estar relacionados con la enfermedad son:

•    Retardo en el inicio de la micción, sobre todo por la mañana.
•    Disminución del calibre miccional.
•    Goteo postmiccional.
•    Nocturia: levantarse por las noches a orinar.
•    Hematuria: sangre en la orina.
•    Hemospermia: sangre en el semen
•    Disuria: dolor al orinar
•    Eyaculdinia: dolor con la eyaculación
•    Dolor de huesos y de espalda.
•    Astenia y anorexia: falta de apetito y pérdida de peso ni intencionada.

Diagnóstico Precoz
El diagnóstico precoz del cáncer de próstata se basa en la determinación del antígeno prostático específico (PSA).
Es necesaria su determinación en todos los pacientes mayores de 50 años al menos una vez al año.
El PSA es una proteína que hay en sangre cuya elevación puede orientar hacia un una posible enfermedad cancerosa en la próstata, sin embargo puede elevarse también en otras patologías benignas como las infecciones y la hiperplasia benigna de próstata. Es muy útil entonces complementar la determinación del PSA con el cociente PSA libre/PSA total y con el tacto rectal.
Si estas determinaciones o el tacto rectal parecen sospechosas, el urólogo le indicará una biopsia de próstata tomando diferentes muestras del tejido prostático que se analizarán al microscopio.

Tratamiento
Hay que diferenciar dos situaciones ante el cáncer de próstata a la hora de tratarlo: cuando el cáncer se encuentra solo en la próstata y cuando ya se ha extendido fuera de ella. En el primer caso la intención será curativa con muy buenas expectativas y en el segundo caso será paliativa para transformar la enfermedad en un proceso crónico, habitualmente con una evolución favorable durante años.

Opciones de tratamiento con intención curativa:

- Cirugía radical: abierta, laparoscópica o robótica.
- Radioterapia externa
- Braquiterapia
- Crioterapia

Opciones de tratamiento con intención paliativa:

- Tratamiento médico terapia hormonal.

Todos los procedimientos para tratar el cáncer de próstata tienen sus posibles efectos secundarios por lo que es muy importante la consulta con el urólogo para analizar cada caso y tomar la mejor decisión de manera conjunta, según las carcaterísticas del paciente y el tumor.