Cáncer de testículo

Es el cáncer más frecuente en hombres de 15 a 35 años.

Sintomatología

La forma más frecuente de presentación es notarse un testículo duro que no duele y que suele estar aumentado de tamaño respecto al otro, otras veces se presenta como dolor, sensación de aumento de peso, molestias en hipogastrio (zona baja del abdomen), región inguinal o espalda.

Diagnóstico

El urólogo la realiza a través de palpación, determinación en sangre de marcadores tumorales (alfafetoproteína y B-HCG) y ecografía testicular. Suele ser necesario estudio de extensión con TAC de tórax y abdomen para buscar posibles metástasis a distancia.
Se recomienda una autoexploración mensual para detectar en fases inicales cualquier alteración.

Tratamiento

Orquiectomía por vía inguinal: se extrae el testículo a través de una pequeña incisión en la ingle siendo a veces necesaria linfadenectomía laparoscópica (extracción de los ganglios de la pelvis).
Dependiendo del tipo de tumor y estadío de la enfermedad a veces son necesarios tratamientos complementarios con quimio o radioterapia.
Como opción existe la colocación en el mismo acto operatorio de una prótesis testicular.