Hiperplasia benigna de próstata

La próstata es una órgano masculino del tamaño más o menos de una nuez, que produce el líquido seminal y se encuentra entre la vejiga y el recto. Por su localización podemos palparla al realizar un tacto rectal. Hay una parte de la uretra, que es el tubo que lleva la orina y el semen hacia el exterior, que pasa a través de la próstata.
A partir de los 30 años se produce un crecimiento fisiológico ( normal) de la glándula prostática que puede comprimir la parte de uretra que pasa a su través. Esta compresión puede provocar alteraciones en el normal vaciado de la vejiga y es esto lo que se conoce como HBP que es fisiológica y no da lugar a cáncer.

Sintomatología:

1. Irritativa:

  • Nocturia: levantarse por las noches a orinar.
  • Urgencia: necesidad repentina y acuciante de orinar.
  • Sensación constante de vaciado incompleto.

2. Obstructiva:

  • Disminución en la calibre del flujo miccional
  • Flujo entrecortado
  • Goteo postmiccional
  • Dificultad para emisión de la primera micción.



Diagnóstico

Todos los pacientes mayores de 50 años, tengan o no sintomatología, deben pasar una revisión anual. En la consulta solicitaremos:

  • IPSS: cuestionario que de modo objetivo nos orienta acerca de cual es hábito miccional del paciente
  • PSA: es una proteína que existe en sangre y que se utiliza para el diagnóstico precoz del cáncer de próstata.
  • Sedimento y cultivo de orina: descartamos con este análisis una posible infección.
  • Ecografía próstática: determina el volumen prostático y posibles alteraciones anatómicas.
  • Flujometría: valora el flujo miccional por unidad de tiempo.

En casos seleccionados a veces es necesario:

  • Uretrocistoscopia: ver ayudados con una cámara la uretra y vejiga desde dentro.
  • Estudio urodinámico: valora el posible componente obstructivo o no de la próstata.



Tratamiento

Dependiendo de la clínica que presente el paciente iremos ascendiendo en la siguiente escala terapéutica:

1. Modificaciones en le estilo de vida:

  • Dieta equilibrada
  • Ejercicio físico diario
  • Reducción del estrés
  • No aguantar las ganas de orinar, intentando tener vacía la vejiga el mayor tiempo posible vacía.
  • Reducir el consumo de alcohol.
  • Restringir ingesta de líquidos tras la cena.
  • Evitar el frío

2. Fitoterapia: extractos de plantas con acción antiinflamatoria y descongestionante prostática.
3. Alfabloqueantes: fármacos que actúan sobre receptores de la musculatura lisa del cuello vesical abriéndolo.
4. Inhibidores de la 5 alfa reductasa: fármacos que reducen el volumen de la glándula prostática.
5. Terapia combinada de los 2 últimos grupos de fármacos.
6. Cirugía, que dependiendo del tamaño será:

  • Endoscópica: cirugía transuretral a través de la uretra con: Energía bipolar, Plasmakinesis, Fotovaporización con láser.
  • Abierta: adenomectomía clásica indicada en próstatas muy grandes.