Preguntas más frecuentes

¿Tengo disfunción eréctil?

Disfunción eréctil o Impotencia se define como la incapacidad mantenida en el tiempo para obtener una erección suficiente que garantice una relación sexual satisfactoria.

La incidencia de disfunción eréctil por debajo de los 40 años es en torno al 8% . Este porcentaje va aumentando con la edad, siendo en torno al 25 % a los 65.

He orinado sangre, ¿qué hago?

La sangre en la orina (hematuria) habitualmente es debida a procesos inflamatorios, infecciosos o litiásicos (por piedras) pero también puede obedecer a tumores en el sitema urinario por lo que es necesario su estudio por un médico especialista.

¿Qué es la próstata?

Es una glándula situada por delante del recto, a la salida de la vejiga donde abraza a la uretra. Tiene forma de castaña y está encargada de la producción del líquido seminal. Su crecimiento es continuo durante la vida puede ser fisiológico: hiperplasia benigna de próstata o patológico: cáncer de próstata.

¿Cuál es la diferencia entre dolor lumbar y cólico nefrítico?

Ambos procesos se caracterizan por dolor lumbar irradiado o no. El primero tiene origen muscular y el segundo origen en el propio riñón. El cólico nefrítico es un dolor continuo que puede acompañarse de cortejo vegetativo (hipotensión, nauseas, vómitos…) y que no tiene características mecánicas: no varía con postura, movimientos o respiración. Se produce por la obstrucción al flujo continuo de orina del riñón hasta la vejiga, habitualmente por piedras.

¿Por qué son tan frecuentes las infecciones de orina en las mujeres?

La anatomía femenina es el principal factor favorecedor de las infecciones urinarias. La uretra en la mujer es muy corta (2-3 cm) y se encuentra en íntima relación con la vagina y el recto, siendo los patógenos habituales de estas zonas los que colonizan la vejiga, se reproducen en su interior y dan lugar a las infecciones.

¿Qué es la fimosis?

Se trata de la pérdida de elasticidad del prepucio (piel que recubre el glande) que impide su retracción y liberación del glande. Su tratamiento definitivo es quirúrgico: la postectomía. Es un procedimiento ambulatorio que se realiza con anestesia local.